LINKS
Staff
Edmund Vorgrimler
Kouki
Jonathan Fusco
Anuncios
Anuncio 1: Se les recomienda activar las páginas HTML a los que no hayan hecho en Perfil>Preferencias>Siempre permitir HTML

Anuncio 2:
Foro aun en remodelación, algunos inconvenientes pueden ocurrir pero serán arreglados a la brevedad
Estadísticas
Tenemos 16 miembros registrados.
El último usuario registrado es antoine Faure-dumont.

Nuestros miembros han publicado un total de 1877 mensajes en 132 argumentos.
Afiliados
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Afiliados élite
Afiliados Normales 0/44
Conectarse

Recuperar mi contraseña


[Terror night] “Tic tac...Tic tac...”

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Terror night] “Tic tac...Tic tac...”

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 31, 2015 2:46 pm

Notas del autor

Antes de comenzar a leer el cuento requiero un poco de su atención. Este cuento es 100% inventado, las situaciones son ficticias y no tienen relación con el rol, solo tome a los personajes, algún parecido con la realidad es pura coincidencia.

Me puse como protagonista porque me case con la idea de que él que lo escribía debía serlo, cuando me di cuenta que no debía ser así ya era demasiado tarde.

No sera una historia que a todo mundo le guste, pero espero que la disfruten como yo disfrute escribiéndola.


“Tic tac...Tic tac...”




“REIKA YUKISHIRO,
la Cantante de ópera ha desaparecido”


Era el encabezado  de uno de los Diarios locales de la Ciudad Vermelho. Por lo que estaba enterado, la artista hace poco  había dado conciertos en el teatro de gran prestigio que se encontraba cerca de la Alcaldía de  la ciudad, no dudaría que hasta el propio Alcalde fuera a verlos.

Gracias al Diario podía conocer el rostro de la Cantante,  se mostraba una pequeña foto de ella. Su nombre y su apariencia no tenían lógica alguna, la mujer de la foto era claramente de nacionalidad francesa o inglesa y su nombre era de origen japonés, ¿Nombre Artístico? ¿Padres excéntricos?... eso no era lo importante en este momento, era un nuevo caso para ir a investigar, y así escribir la primicia en la  “La Gazeta Fantôme”.

Spoiler:

Antes de salir tomé mi saco, una libreta y mi fiel cámara. Monte el escarabajo, el cual tenía el tanque lleno de gasolina, gracias al dinero que había ganado la noche anterior en un juego de póker, me dirigí primero a la estación de policía.

Al llegar fui a uno de los cubículos, en la puerta de este se anunciaba “Detective Zahit Belfort”. Toque tres veces, había escuchado que era de buena educación hacerlo de esa manera, ni un golpe más ni un golpe menos. Cuando escuche la voz del hombre decir  “Adelante” entre a la habitación. Zahit era una de las pocas personas que podía llamar amigo, el me conocía como la palma de su mano. Con sólo ver su cara, parecía que no era muy adecuada mi presencia en ese momento. Con voz suave dijo:

- ¿A Qué viene tu visita Chris?

Podía ver que Zahit tenía unas grandes ojeras como un mapache, seguramente eran causa de la falta de sueño por la carga de trabajo.
Spoiler:

-Veras, en uno de los Diarios locales se menciona que ha desaparecido la Cantante de ópera y ¿quería saber si tú sabes algo sobre eso?, supongo que ya se están encargando del tema.

El detective hizo una mueca, un gesto muy familiar, pues siempre la hacía cuando le decía algo estúpido.  

-No, no sé nada de esa noticia que proviene seguramente de algún diario amarillista, sabes tal vez sea un timo, un engaño para tener más rating…. Chris sabes que estoy muy ocupado para estos juegos, puedes venir cuando quieras pero cuando necesites  hablar de cosas más serias.

Tal vez era cierto, Zahit por lo general no se equivocaba en detectar las verdaderas o las falsas noticias. Pero algo dentro de mí me decía que en esta ocasión estaba equivocado.  Sabía que no iba cambiarlo de opinión y no me ayudaría con el caso. Así que me despedía de él con una gran sonrisa y le desee suerte en su trabajo.

Para poderme entrometerme en casos que no se encargaba la policía, acudía siempre a un hombre,  “Jonathan Fusco”. Otro buen hombre con el que sembré relaciones de  amistad, él me enseñó conseguir metálicos de manera fácil por medio del póker cuando yo era a un puberto.

Contacte con él por medio de un teléfono público, acordamos quedarnos en el cruce de la calle V y la calle P, en el “Ghetto”  a las 12 am. El Ghetto, no había ido a ese lugar, de  hecho desconocía el Distrito Sur por completo, no había tenido algún asunto para estar ahí, esta sería una gran oportunidad para explorar la ciudad. Mientras esperaba la hora, compre todos los diarios o revistas que pudieran tener algo de la noticia, pero nada, parecía que lo que había dicho el detective era cierto, lanzar noticias para subir el rating del periódico.

A las 11 de la noche me encontraba en el lugar de la cita, tenía  la mala costumbre de llegar con mucho tiempo de anticipación, pero no me gustaba hacer esperar a la gente. De repente un frío viento se vino, busque en la gaveta del escarabajo la cajetilla de cigarros, tenía tiempo para fumarme uno, pero se encontraba vacía. Salí del auto para buscar algún establecimiento y comprar “tabaco”.

Cuando pase en una de las oscuras calles, se escucho caer la tapadera de metal de un basurero, voltee a ver y parecía que era por la culpa de un gato negro. Cuando di un gran suspiro y vi con más atención esa calle, vi entre las bolsas de basura una mano. Me sorprendí, en lugar de correr lejos de ahí mi curiosidad me ganó, quite las bolsas del cuerpo. Era un joven chico de unos 17 años, que vestía un peculiar hoodie… El primer pensamiento en mi cabeza fue  “un ángel”, pues sus facciones eran las de un querubín, sus largas pestañas eran un primor. No era momento para perder el tiempo apreciándolo, toque su muñeca y tenía pulso. Lo cargue en mi espalda.
Spoiler:
Coloque al chico en los asientos traseros del escarabajo, al colocar con suavidad su cabeza en el asiento, vi que dejo sangre en mi guante, abrí la gaveta y saque la pequeña cantimplora de vino blanco, le coloque unas cuantas gotas  en la herida. La herida parecía como un tipo de  rasguño. De repente escuche un gruñido.

Tome de la gaveta la lámpara, cerré la puerta trasera. Y alumbre en la dirección del gruñido. Y lo que toco la luz de la lámpara, era una pesadilla en el mundo material. Un cúmulo de carne con forma de   Perro-oso, descarnado. Al principio permaneció inmóvil, pero cuando vi que el animal enseñó los dientes, corrí hacia la puerta del conductor del escarabajo, el animal dio una embestida en el otro costado, el pobre escarabajo se zangoloteo y abrí la puerta, me metí de un salto y cerré deprisa.  Desesperado encendí la maquina, mientras la criatura daba constantes embestidas. Cuando pude echar andar el auto, manejé sin rumbo fijo, la criatura aún nos seguía constantemente. Realmente no se cuanto tiempo paso para perderlo, pero la gasolina ya casi se había acabado. Estaba cansado, tome la brazada que se encontraba en el asiento de copiloto y cubrí al chico con ella, hice el asiento para atrás y quedé dormido.

Escuche que azotaron la puerta trasera del lado derecho, me levanté de un salto. El chico había salido del auto.

-¡Hey! espera - le dije mientras salía del escarabajo
El chico estaba parado inmóvil.

-¿Qué pasa?- voltee y aprecie el lugar en que estábamos- “El pueblo fantasma” - lo dije casi como si fuera un murmullo, como si fuera pecado mencionar ese lugar.
-¿Por qué estamos aquí? -refunfuño el chico

-¿Recuerdas qué es lo que te pasó ayer?

-Tch… No… pero yo pregun…

-Una bestia nos atacó, algo parecido a un oso.

El chico decidió no replicar y quedarse callado.
-Bueno la gasolina que tenemos no es suficiente para regresar, hay que buscar más, Tampoco tengo provisiones -Claro no estaba de día de campo, sólo iba ver al Sr.Fusco -¿Y cómo te llamas? Yo soy Christopher Daniels.
-Yerik

El chico parecía tranquilo y un tanto obediente si no lo molestaban.
Recorrimos varias calles en busca de lo requerido. En el camino encontramos un teléfono público, rezaba que sirviera. Cuando comprobé que tenia línea, le marque directamente al señor Fusco para disculparme de haberlo dejado plantado la noche pasada, me dejó perplejo su respuesta:
-¿De qué estás hablando? jamás acordarnos en vernos.-

“¿Que estaba pasando? estaba seguro de que le hable” estas palabras giraban en mi cabeza una y otra vez. Después la línea se cortó de repente, y  escuche interferencia, juraría que entre el ruido de la interferencia se escuchaban lamentos. Colgué la bocina de un golpe.
-¿Qué demonios sucede?

En nuestra búsqueda tuvimos algo de suerte, entramos a un establecimiento de provisiones, por desgracia no encontramos gasolina. El almacén era oscuro, las lámparas estaban rotas, también se encontraba muy sucio, como si una escoba no hubiera pasado por un siglo. Las ratas rondaban por el lugar.

Esto está caduco- Dijo yerik
Deja ver…mmm  aguanta aun- lo arroje dentro del carrito de supermercado. Estaba acostumbrado a comer comida caducada y también de la basura, no dudaría que el joven Yerik lo habría hecho alguna vez.

Tomamos  lo necesario  y salimos del almacén, para nuestra sorpresa afuera ya estaba oscuro. Solo habíamos estado máximos una hora y media dentro, era ilógico que estuviera así de oscuro. Saqué mi reloj de bolsillo para comprobar la  hora, el reloj se había parado a las 11:15, ¿falta de batería? No lo creo, era un reloj de cuerda. Gire la perilllita varias veces pero nada.
-¿se ha descompuesto?
- eso parece… es mejor que regresemos al auto.

En ese momento se escucho un gruñido que me parecía  familiar. En efecto era la bestia de la noche pasada, no pude verla bien pero vi su terrible sombra. El chico y yo quedamos inmóviles por la situación… Repetía en mi cabeza,  “Demonios, El auto esta lejos de aquí, esa bestia nos va alcanzar antes de llegar, ni siquiera tengo la lámpara….¡Demonios!, ¡demonios!”, mientras  yo estaba ido en mis pensamientos , Yerik tomo mi mano y me jalo para correr, pues la bestia ya estaba tras  de nosotros.

Corrimos en zig zag entre las calles, parecía que la bestia era mala para dar vueltas por su gran masa corporal. ¡Por Dios!,  llegamos donde estaba el escarabajo,  entramos  al auto, yo en el asiento del conductor y Yerik en el asiento del copiloto. Cuando encendí el auto, unas manos nos rodearon y nos taparon la nariz con un paño cubierto  de cloroformo...


Tic…tic… se escuchaba las gotas caer de algún líquido. Abrí los ojos, parecía que era un laboratorio, matraces, vasos  y frascos por todos  los estantes del lugar. Me senté en la enorme plancha de metal en la que me encontraba recostado. Me dolía la cabeza, tal vez era efecto del cloroformo, ¿o seria por otra razón? …
Como reflejo con mis dos manos agarre mi cabeza.
-mmm

Mientras me quejaba, alcance a oír un canto. Cuando preste más atención me di cuenta que la canción interpretada era  “O Mio Babbino Caro” y  la voz que se escuchaba era como la de un ángel.
Me levanté de la plancha y salí de la habitación. Un pasillo blanco, fue lo primero que vi. Reflexionando  un poco, deducí que era “Hospital Psiquiátrico”. ¿Quién nos trajo? ¿Dónde estaba Yerik? ¿Qué hacíamos aquí?... ¿quién está cantando?...

Guiado por la voz, como un canto de una sirena, recorrí los largos pasillos  blancos  llenos de habitaciones vacías, ¿dónde estaban los pacientes?... encontré la sala de donde provenía la melodiosa voz, era un lugar con puertas de cristal, adentro estaba un ser majestuoso, un ser con una belleza sobre humana. Danzaba de aquí para allá, como un hermoso pavo real, una danza hipnotizadora. Vestimentas orientales, largo cabello de color negro, blanca piel aperlada, sus profundos ojos como el océano, sus labios de  pétalo y una enorme cicatriz en su  cuello… ¿Porque un ser tan perfecto poseía tal cosa?

Me recargue sobre el cristal. El ser paro su canto y su danza  al verme, sus hermosos ojos eran hipnotizadores, cualquier persona caería en sus encantos. Reaccione, no era momento para estar tan tranquilo tenía que encontrar a Yerik y salir de aquí, pero no podía dejar al majestuoso ser aquí. En la parte donde yo me encontraba había un escritorio con una silla, toma la silla y con todas las fuerzas que tenia rompí el cristal  en frente de mi.

-¡Vamos! ¡Deprisa!

Le extendí mi mano y el ser no dudo en tomarla. Salimos corriendo entre los pasillo,  primero era buscar una salida, para dejar al ser ahí y regresar por Yerik, pero una sombra se cruzo en nuestro  camino. Un hombre con ropa un tanto desgarrada y con quemaduras en todo su cuerpo, era una figura fantasmal. No dude ni un instante en dar la  vuelta, tomar con más fuerza la mano de la “sirena” y correr lo más deprisa que pude.

Llegamos a una puerta, arriba del marco anunciaba “EXIT”, la abrí y efectivamente era la salida.
-Tienes que irte de aquí, yo regresare a buscar un amigo, ve al pueblo fantasma y encuentra un auto tipo escarabajo, yo te alcanzare después.

No sabía si me había entendido realmente la “sirena”, pero me alegraba ver como se alejaba del lugar. Cerré de nuevo la puerta y me dispuse a buscar al joven Yerik.
Me tope con una extraña puerta gris. A dentro era muy parecido a la habitación que estaba al principio, en la plancha ya hacia un cuerpo que estaba cubierto con una manta. Me llene de angustia y miedo, tenía que saber quien estaba ahí, quite la manta…

-Reika Yukishiro

Estaba sorprendido, pero también algo aliviado, no era el chico del hoodie. Pero eso no quito mi angustia y miedo. El cuerpo se encontraba desnudo y con cortes como si le hubieran realizado la autopsia, su garganta tenía un gran hueco, lo habían despojado de su talento.

- ¡Diabólico!
De repente otra vez me sujetaron por la espalda, pero en esta ocasión pude ver a mi agresor, era la figura fantasmal. Forcejee pero fue inútil, me cubrió la boca de nuevo con el pañuelo de cloroformo…

Unas imágenes muy poco nítidas pude ver. Una enfermera y la figura fantasmal estaban ahí. La enfermera gritaba:
-¡Doctor! ¡Ambos sujetos son del mismo tipo sanguíneo!
- Hay que proseguir.
Mi mundo de nuevo se volvió oscuro…

Sentí el frió metal en mi espalda, estaba mareado, no podía levantarme, unas correas me mantenían pegado a la plancha, también me encontraba desnudo. Gire mi cabeza al lado izquierdo y vi la cara del querubín.

-Yerik

El joven abrió los ojos lentamente.
- ¿Estás bien? Me alegra verte vivo.
- ¿Dónde estamos? ¿Que ha pasado?
- No hay tiempo para explicarlo, tenemos que salir de aquí.

Forcejemos las correas varias veces, yo no tuve suerte pero el joven Yerik había podido sacar uno de sus brazos. A lado de él estaba una mesita con instrumentos quirúrgicos. Tomo el bisturí y comenzó acortar las correas, cuando se libero corto las correas que estaban en mi.
Cuando me senté me horrorice…

Mi pierna izquierda estaba unida con la pierna derecha de Yerik  por medio de unas horribles costuras, deshacernos de ellas sería  peligroso, necesitábamos  ayuda profesional.
Spoiler:

Poco apoco nos coordinarnos para movernos, era incomodo, pero era la única manera de escapar. Rezaba para que el efecto de los anestésicos duraran el suficiente tiempo para escapar. Antes  de salir de la habitación buscamos algo que vestir, solo había  batas para cirugía. En una mesita se encontraban algunas de nuestras pertenecías, el joven Yerik tomo su navaja y yo mi reloj de bolsillo.

Al salir reconocí el pasillo. Realmente era muy difícil movernos, si hubiéramos estado separados  nos llevaríamos el 1/3 del tiempo que estábamos utilizando para salir. También la sutura de nuestras piernas comenzó a sangrar, el efecto de la anestesia estaba desapareciendo, mis fuerzas se desvanecían poco a poco….

La figura fantasmal hizo su aparición frente de nosotros finalmente. Nos dimos la vuelta lo más rápido que pudimos, tratamos de correr desesperadamente mientras que él sólo caminaba detrás de nosotros, cada paso, cada centímetro que daba nos quitaba la vida…
Tropezamos y caímos, aunque tratáramos de levantarnos era inútil  se encontraba frente de nosotros.  Todo estaba perdido, las lagrimas recorrieron mis mejillas, abrace a Yerik, este   me correspondió… Tic tac... tic tac...

Epílogo
La noche anterior el hombre del cigarrillo había estado esperado a su amigo, el cual  nunca llego, en la oscura noche entre la calle Vita nuova y la calle Post mortem.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.